Saltar al contenido
Cachimbava.com

Las 8 claves que prueban que eres un maestro de la cachimba

maestro cachimba

¿Eres un verdadero maestro en el noble arte de la cachimba? Si estás aquí, es claro que eres un gran fanático de la cachimba; has probado docenas de sabores de shisha, tienes dos cachimbas, y tu coche tiene una calcomanía en el parachoques que dice “Mi otro auto es una cachimba”.

Hay muchas formas de saber si eres un sabio del narguile; pero si cumples estos 8 puntos, sin duda, puedes comenzar a llamarte maestro y tener un padawan a tu servicio

1. Siempre limpias tu cachimba

Es importante usar una narguile limpia si quieres tener la mejor experiencia posible al fumar. No solo tu humo sabrá mejor, sino que tu cachimba tendrá un rendimiento óptimo (y se verá mejor también). ¿Limpias tu cachimba después de cada sesión? Eres una leyenda de la cachimba.

2. Te consideras un “Maestro Shisha”

Mezclar shishas es divertido y delicioso. Un verdadero experto en narguile probablemente ha pasado mucho tiempo perfeccionando sus propias mezclas personalizadas, mezclas únicas que no se conocían antes. “A esta la llamo el caballero de la noche con extracto de coco”. Si alguna vez has dicho algo así, felicitaciones por ser un maestro de la mezcla y un friki de batman

3. Sólo usas carbón natural

Los maestros de la cachiba saben que mientras que los carbones de luz rápida tienen su lugar (como un viaje de campamento, por ejemplo), una sesión de narguile siempre será mejor con carbones naturales. Un experto se asegurará de tener siempre suficientes carbones, una forma de encenderlos y una sólida estrategia de manejo del calor.

4. Aclimatar tu cachimba como un maestro

Algunas personas afirman que es necesario aclimatar su shisha (esto va por mi amigo Jorge), especialmente con ciertas marcas de tabaco de narguile. Otros dicen que eso es falso. Sin embargo, si dejas tu shisha en un contenedor abierto para que se aclimate a tu área de fumar, puedes ser un maestro en la cachimba, además, ya sabes, ningún verdadero maestro está cuerdo del todo.

jorge el maestro de la cachimba
Jorge, el maestro definitivo (no es Jorge, pero se parece xD)

5.  Tienes 7 mangueras – una para cada sabor

No eres ningún tonto. Sabes que algunos sabores se “fantasma” más que otros, prestando su sabor a tu próxima sesión de fumar te guste o no. Un maestro en Hookah tendrán múltiples mangueras: esta para la menta, esta para la doble manzana, esta para el Supremo Coco Fantasy, y así sucesivamente. Y también saben el valor de una manguera lavable barata en situaciones en las que es posible el fantasma.

6. Pones todas tus Shisha en contenedores etiquetados individualmente

Está perfectamente bien dejar su shisha en su embalaje original, pero algunos amantes de la cachimba transferirán su shisha en contenedores separados y herméticos, etiquetados a mano en una muestra de total amor por la shisha y experiencia en el narguile.

Esto puede parecer exagerado, pero mantener su shisha en un contenedor hermético la mantendrá más fresca, más sabrosa y mejor en todas partes.

7. Pasaste un año perfeccionando tu propio patrón de pinchazos en el agujero como un maestro

(Perdona Jorge, pero esto de verdad que no va por tí) Todo el mundo conoce el clásico patrón de agujeros para un tazón de shisha: empieza por el borde exterior, y haz anillos concéntricos a medida que te mueves hacia el centro del tazón. Pero, ¿conoces el patrón de hacer agujeros usando el teorema de Pitágoras y la geometría sagrada? Claro que no. Pero el maestro sí, y por eso son expertos en narguile y pueden estar horas hablando de ello.

8. Tienes un sistema de manos libres para fumar

Eres una persona ocupada, por lo que inventaste una forma de fumar narguile y jugar a los videojuegos al mismo tiempo. Ahora si, eres el maestro en cachimbas de nivel 10. Tú ganas.