Saltar al contenido
Cachimbava.com

Como limpiar una cachimba

¿Estás pensando en limpiar tu cachimba? Déjame adivinar. Sin importar el tipo de tabaco que tiene tu cachimba, todo sabe igual. O tal vez acabas de cargar tu cachimba con Starbuzz Piña Colada y todo lo que puedes probar es la Cereza Maraschino de Tánger de la sesión de anoche. ¡Tu cachimba puede estar pidiendo una buena limpieza ¡SOS! ¡Ayuda! ¡Límpiame!

Saber cómo limpiar tu cachimba apropiadamente (y realmente hacerlo) incrementará la calidad de tu sesión de fumada. Así que agarra esa cachimba maloliente, coge tus artículos de limpieza, ¡y devuélvela a la vida!

limpiar una cachimba

Primer paso: Desmonta tu cachimba antes de limpiar

Quita el  tazón de la cachimba, ojales, bandeja, manguera(s), adaptadores y difusor si estás usando uno y separa su tallo de la base. Si su tallo inferior se desprende del tallo superior (esto es más común en las pipas de agua) desatorníllalo del eje, y si su eje se separa de su cubo, sepáralo también. Básicamente debes desarmar la cachimba por completo para poder limpiar cada rincón y grieta donde el jugo de shisha o la humedad podría acumularse.

Familiarízate con tu cachimba y sus partes (quizás hacerte un video o fotos del proceso puede ayudarte). Querrás saber cómo armarla, desarmarla y ser capaz de arreglar o solucionar cualquier problema que pueda surgir.

Segundo Paso: Agua Caliente

Úsala. Todo el tiempo. No vayas de caliente a frío o de frío a caliente. Los cambios repentinos de temperatura terminarán por romper tu base de cristal. Aprendí esto de la manera difícil cuando mi base de diva Mya Saray se me rompió. Si te interesa aprender por qué el agua caliente es mejor para limpiar que el agua fría, investiga la cinética y la entropía, aunque simplemente escucha a tu abuela. Este no es el foro para ese tema.  En resumen; usa agua caliente para limpiar tu base y tu eje a fondo.

Tercer paso:  Eje, cubo y vástago inferior

Recuerda, los cepillos de limpieza son tus amigos. Si limpias el eje del narguile frecuentemente (como deberías), solo toma unas cuantas pasadas de un extremo a otro para limpiar cualquier residuo que pueda quedar. Si tu narguile no ha sido limpiada en un tiempo, puede tomar varios minutos más de fregado. Y si no lo has hecho nunca en años, deberías de pensar en comprar una nueva, la verdad.

Si miras hacia abajo en el tallo de la cachimba, después de restregarlo, y todavía ves el jugo de shisha acumulado, o si no ves la brillante superficie metálica del tallo, entonces puede ser el momento de un nuevo cepillo de limpieza. (Nota: los cepillos de limpieza se parecen mucho a los cepillos de dientes. Con el tiempo se ensuciarán un poco con cerdas que no hacen exactamente lo que deben hacer. No te cepillarías los dientes con un cepillo de dientes estropeado, y no deberías usar viejos y sucios cepillos de limpieza para limpiar tu narguile).

limpiar shisha con limon

Cuarto paso: Base de la narguile

El agua caliente es perfecta para la limpieza estándar, pero mucha gente también usa una solución de limpieza de vidrio no tóxica como jugo de limón ya que tiene un olor/sabor suave que es fácilmente superado por cualquier sabor que estés fumando durante tu próxima sesión de cachimba. También puede usar jabón para lavar platos, pero asegúrate de enjuagar la cachimba varias veces con agua después, ya que el jabón puede dejar un sabor fuerte y distintivo si no se enjuaga bien.

Aquí es donde tu pequeño cepillo de limpieza de base es útil. Asegúrate de que cada grieta ha sido limpiada y no hay sustancias que se escondan en la esquina y asegúrate de hacer girar el agua caliente en la base para aflojar las partículas difíciles de alcanzar.

Quinto paso: Limpiar ojales y adaptadores

Sólo hay que asegurarse de que cada ojal (y difusor si se utiliza uno) se ha enjuagado. También puedes encontrar que usar un jabón suave en los ojales y en los difusores de hebra también ayuda. No es necesario restregarlos con cepillos de limpieza. Sin embargo, pasar un cepillo de limpieza delgado a través de los adaptadores de la manguera o darles un remojon rápido en agua caliente para eliminar cualquier acumulación en ellos es un buen detalle.

Sexto paso:  La válvula de purga

El óxido tiende a acumularse en esta válvula si no se limpia con regularidad, lo que puede causar que se atasque en la válvula. Si se atascan, no podrás purgar el humo de tu base de narguile si alguna vez lo necesitas. Y, si no tienes cuidado, también puedes terminar soplando agua por todo el eje y dentro de tu tazón de narguile arruinando una excelente sesión y, posiblemente, siendo el hazmereir de tu grupo  (hazme caso, no quieres un nuevo mote).

Un buen remedio aquí es asegurarse de restregar el rodamiento de bolas de metal con un cepillo de limpieza o un poco de lana de acero para eliminar cualquier oxidación acumulada y luego agregar una gota de aceite vegetal antes de ponerlo de nuevo en la válvula. La lubricación añadida del aceite vegetal ayudará a mantener moviéndose suavemente en la válvula para futuras sesiones.

Así que friega tus adaptadores de manguera

Séptimo paso: Tazón de la cachimba

Trátalo como un tazón de cereal. Eso quiere decir que lo laves bien, cada vez, después de cada sesión. Si el residuo de shisha se deja de un tazón a otro, entonces estarás calentando ese residuo una y otra vez, lo que puede realmente confundir el sabor que deberías obtener de tu sesión. Asegúrate de enjuagar y frotar tu tazón regularmente, y la lana de acero es una gran opción para limpiar cualquier acumulación difícil alrededor del borde del tazón.

Octavo paso: Limpiar las mangueras

Si tiense mangueras lavables, deberás enjuagarlas con agua caliente y un poco de jugo de limón. Enchufa un extremo de la manguera con el pulgar y vierte la mezcla de agua y jugo de limón, y luego enchufa el otro extremo de la manguera con la otra mano y dale una sacudida. Esto debería permitir que su mezcla circule de un extremo a otro de la manguera y cubra toda la circunferencia de la misma.

Una vez que la manguera se haya enjuagado, sécala antes de usarla para asegurarte de que no se te llene la boca de agua la próxima vez que fumes (recuerda lo de los motes)

como limpiar un narguile

Si prefieres dejar que las mangueras se sequen de forma natural, déjalas siempre colgadas de una clavija o manija de la puerta con las puntas de la manguera hacia abajo. Esto asegurará que el agua pueda caer hacia el suelo. Si apuntas los extremos hacia arriba, la humedad se acumulará en el medio de las mangueras, y el agua estancada sólo da la bienvenida a todo tipo de bacterias o moho no deseados. También asegúrate de poner una toalla o un periódico debajo de las puntas de las mangueras para no terminar con un piso encharcado.

Alternativamente, si estás usando una manguera con puntas desmontables y tienes un área donde puedes sacar el exceso de agua de la manguera como un patio trasero, una bañera…, entonces puedes seguir adelante y sacar las puntas de la manguera, sostener la manguera en el medio y balancear esa manguera como un molino de viento! Esto utilizará la fuerza centrífuga para empujar el exceso de humedad fuera de la manguera y luego puedes volver a conectar las puntas de la manguera una vez que la manguera esté seca. Esto es muy popular en holanda (no sé por qué)

Si no tienes mangueras lavables, mi única recomendación es ventilarlas. Asegúrate de que todo el humo haya sido expulsado de ellas primero. Luego puedes moverlas en un movimiento circular para sacar la mayor cantidad posible de partículas no deseadas. Sin embargo, pasado un tiempo, tendrás que cambiar las mangueras

Noveno paso: Limpiar la bandeja

Es bueno tener una bandeja brillante antes del comienzo de cada sesión de narguile, pero no tiene que estar impecable. Mientras no tenga residuos que se peguen a las brasas si las colocas en la bandeja, está bien.

Una nota rápida: si lavas la bandeja con agua, asegúrate de que toda la humedad ha sido eliminada antes de colocar las brasas. Un carbón húmedo no es bueno. No es naaada bueno.

Décimo paso: Vuelve a juntarlo todo

Siéntete orgulloso de tu cachimba y disfruta de la experiencia de la mejor manera posible. Ahora que sabes cómo limpiar tu cachimba, no hay razón para que tu cachimba tenga que pedir ayuda a gritos. Cuida tu narguile y te garantizo que tu cachimba limpia se encargará del resto! Prueba tu nueva shisha de nuevo, por primera vez. ¡Feliz Fumada!

Si crees que este artículo puede servirle a alguien, por favor, recomíendalo. Nos ayudas mucho